jueves, 21 de mayo de 2015

Esquicio


El esquicio hecho en clase nutrió la forma de ver al otro. Creo que la intención principal era lograr una relación puramente humana, a la que no solemos estar acostumbrados en la vida diaria de la ciudad. En la actualidad, el individuo tiende a relacionarse con las demás personas por medio de dispositivos. El vinculo establecido casi siempre comprende una barrera entre los sujetos, por lo tanto, al quitar esa valla la sensación se convierte en extraña ya que no hay nada que nos defienda, estamos expuestos y vulnerables. Tanto a mi como a otros nos pareció extraño el ejercicio, cuando en realidad, tendría que parecernos común  ya que es volver a la esencia de la comunicación humana. Me pareció interesante las sensaciones puestas en juego, el hecho de mirar al otro, describir lo que vemos de su foto y de la persona que es en realidad. Notar las diferencias entre la verdad y la representación en el papel. Así como también poder mirarnos a nosotros mismos de una manera distinta. 
Esta dinámica me hace pensar que constantemente estamos rompiendo nuestra propia foto frente a las distintas situaciones que se nos presentan. Creo en la constante búsqueda del Yo, del Otro y en la infinita capacidad del hombre para reinventarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario