martes, 5 de mayo de 2015

Entrega | Satélite | Club - Reflexión


Punto de partida: El Lugar. 
Todo comenzó por el hecho de cuestionarse acerca de la esencia propia de las cosas (todo lo que existe, ya sea real o irreal, concreto o abstracto). Eligió el sitio. Buscó acerca del origen, la definición, la historia, los sucesos, la carga y representación del lugar. Creía que era necesario para poder encarar un sistema de comunicación.En su primer acercamiento se dejo llevar por sus sentidos, la luz, los sonidos y los espacios. 
Ya en el segundo acercamiento se preguntó por lo que realmente es. Llegó a varias conclusiones para poder seguir con el trabajo y encararlo con mas profundidad. El creyó que la conexión espiritual con el espacio asignado iba a ser fundamental para el desarrollo del proceso. Hubo momentos en los cuales hasta se encontraba hablando a solas, sin nadie a su lado. Le gustaba. Disfrutaba el hecho de ir y volver, recorrer, caminarlo y encontrar nuevas miradas, eso es lo que sucedió en el tercer acercamiento.
Antes de la cuarta aproximación, la búsqueda por querer encontrar una mirada se volvía adictiva. Representaba una especie de goce. Indagó en los comienzos del club, como fue su formación año, y fundadores. Conoció a "La Tribu" (fundadores) y pudo captar el sentido y los valores con los cuales el club fue pensado.
En la cuarta aproximación tomó una serie de fotografías y las conectó con símbolos que remiten tanto a la religión como a la filosofía. Comenzó a tener en cuenta el concepto de ascensión y trascendencia. Las fotografías comenzaron a tomar cierta forma y una cierta dirección "hacia arriba". 
Llegó la crisis. El momento en el cual no sabía que contar. Se le habían ocurrido varios puntos de vista: los simbolismos y lo ascendente, contarlo como un lugar exclusivo para socios, también el punto de vista del no socio, contar quienes son los que transitan ese espacio y cuales son sus huellas, como podemos hablar de ellos por medio de sus marcas, y también se le llego a ocurrir enlazarlo con el tema de la guerra. Se dió cuenta de que el tema de la edición era esencial. 
Siguió buscando, yendo y volviendo. Siguió tomando fotos. Encontró imágenes raras, que no entendía muy bien de que se trataban, pero que sin embargo tenían una estética similar. Decidió comenzar a mirar solamente para arriba. Encontró nuevas perspectivas. Descubrió elementos extraños, que remitían a dispositivos, a lo satelital. Se dio cuenta de que este podía llegar a ser el eje de su mirada. Se dejo llevar. Le gustó. Siguió probando hasta poder encontrar una especie de sincronía entre todas sus fotografías. Algo raro pasaba y no sabía que era. Miraba sus imágenes y no se entendía donde estaba, cual era el lugar. 
Volvió a plantearse las ideas. Generó nuevas series, las presentó y eligió la misma de antes. Resolvió contarlo en este sentido. El sabía que capaz no era la indicada, pero apostaba por esta mirada ya que le parecía la mas interesante. El desafío residía en poder incluir al lugar en esa serie "extraña" de fotografías. El no sabe si lo logró y tampoco nunca lo va a saber. 
En cuanto a la técnica, quiso establecer solamente un elemento fuerte dentro de la composición. Este elemento debía contener mucha información como para balancear la falta de la misma con respecto a los fondos planos dentro de la imagen. Se utilizó la altura y la cámara en contra picada para trabajar el punto de vista. En cuanto al contraste, intentó generar cierta concordancia entre una imagen y otra. No logró establecer una misma tonalidad de gris en el fondo debido a la posición del sol en relación a los elementos protagonistas dentro del cuadro. También existen una variedad de formas geométricas y direccionalidades en los distintos encuadres que logran una coincidencia o un punto en común en la totalidad de la serie.

Al principio se dijo que los trabajos nunca terminan, y que no son perfectos, son infinitos. El lugar ya existía (por ahí simplemente nos estaba esperando), y ahora ha adquirido un nivel de inmortalidad, ya que vivirá para siempre en la memoria del soporte fotográfico.
Punto de llegada: infinito.









4 comentarios:

  1. Andrés quedó muy buena la serie! Me gusta esa cosa ambigua entre lo simple y lo complejo que tiene cada foto. No soy muy fanática del byn pero acá funciona muy bien, los colores no distraen y hace que nuestros ojos presten atención a otras cosas. Cada foto tiene lo suyo pero creo que la segunda es la favorita!

    ResponderEliminar
  2. Andres, de esta serie me gusta la impronta de nostalgia que le aporta la decisión de haberlas hecho en blanco y negro. Ademas la linealidad, el juego de luces y sombras en ciertas fotos, y el contraste con el cielo transmiten bien el mensaje del cual, bien hablas en tu reflexión: el infinito.

    ResponderEliminar
  3. No trabajamos referencias esta vez pero investigá al arquitecto Francisco Salamone, quizá ya lo conocías.

    ResponderEliminar
  4. Vi esta foto y obvio me acordé de tu serie, no puedo dejarla en el comentario pero te dejo el link!
    Rodchenko http://2.bp.blogspot.com/_yy5WF1i4o-8/S8YGWFhpO6I/AAAAAAAABPs/I402XiIuOog/s1600/alexander-rodchenko-4.jpg

    ResponderEliminar