jueves, 9 de abril de 2015

La Premisa de Pompeya























    



La imagen es algo que tiene un poder inusitado:     

_Facebook nos hace creer que tenemos amigos. Instagram, que somos fotógrafos y Twitter que somos filósofos. El despertar va a ser terrible.
_El campo virtual entre el Yo y la pantalla nos crea una realidad en la que nos encontramos solos.
_Je suis Charlie, personas asesinadas por publicar una imagen.

--

Estos hechos se utilizaron para introducirnos en el significado que tiene la imagen hoy en día. Asimismo, tambien nos preguntamos por el concepto de la imagen en sí. Existen tanto aquellas que son virtuales, como físicas ( espacio-tiempo). A partir de ese punto se plantea la cuestion: ¿Qué es una imagen objetiva? En mi opinión, creo que es aquella que simplemente es infinita y completa en su totalidad, que no necesita de la mirada del otro para poder ser perfecta porque ya lo es de por sí. 

Entonces fue en este momento que surgió el tema de la perfección. ¿Existe una imagen perfecta? ¿Existe el hombre perfecto? Se habló del Génesis. De Adán y Eva en el jardín del Edén viviendo en la infinitud del paraíso junto a los arboles del conocimiento y del bien y el mal. Hasta ese momento, la situación formaba una imagen tanto física como espiritual perfecta. Por lo menos hasta el instante en que aparece la serpiente y le propone a Eva de probar la manzana. Ésta la prueba y le da  de probar a Adán. Y es ese el segundo en el que se da cuenta de que estaban desnudos. Deciden huir de Dios por vergüenza, habían conocido al pecado (errarle el blanco). Entonces la imagen ya no era perfecta.

La objetividad es la verdad, y la verdad, es el todo. Partir el todo es una forma de mentir, de errarle al blanco. Es por este motivo que el ser humano por sí solo nunca va a poder crear la imagen perfecta, porque siempre se encuentra limitado a  partir una parte de la realidad para llegar a lo que conocemos como la subjetividad.

También se hablo de la carga de los objetos. Esta es simplemente la condición aurática que poseen los distintos cuerpos de forma propia. Su energía inherente. Cada uno de ellos tiene una historia como así también un desgaste y marcas dejadas por los elementos físicos de su alrededor.

Sin embargo, volviendo al termino de la objetividad, también nos presentaron un framento del cuento de "El Aleph" de Borges:

En la parte inferior del escalón, hacia la derecha, vi una pequeña esfera tornasolada, de casi intolerable fulgor. Al principio la creí giratoria; luego comprendí que ese movimiento era una ilusión producida por los vertiginosos espectáculos que encerraba. El diámetro del Aleph sería de dos o tres centímetros, pero el espacio cósmico estaba ahí, sin disminución de tamaño. Cada cosa (la luna del espejo, digamos) era infinitas cosas, porque yo claramente la veía desde todos los puntos del universo. Vi el populoso mar, vi el alba y la tarde, vi las muchedumbres de América, vi una plateada telaraña en el centro de una negra pirámide, vi un laberinto roto (era Londres), vi interminables ojos inmediatos escrutándose en mí como en un espejo, vi todos los espejos del planeta y ninguno me reflejó, vi en un traspatio de la calle Soler las mismas baldosas que hace treinta años vi en el zaguán de una casa en Fray Bentos, vi racimos, nieve, tabaco, vetas de metal, vapor de agua, vi convexos desiertos ecuatoriales y cada uno de sus granos de arena, vi en Inverness a una mujer que no olvidaré, vi la violenta cabellera, el altivo cuerpo, vi un cáncer en el pecho, vi un círculo de tierra seca en una vereda, donde antes hubo un árbol, vi una quinta de Adrogué, un ejemplar de la primera versión inglesa de Plinio, la de Philemon Holland, vi a un tiempo cada letra de cada página (de chico, yo solía maravillarme de que las letras de un volumen cerrado no se mezclaran y perdieran en el decurso de la noche), vi la noche y el día contemporáneo, vi un poniente en Querétaro que parecía reflejar el color de una rosa en Bengala, vi mi dormitorio sin nadie, vi en un gabinete de Alkmaar un globo terráqueo entre dos espejos que lo multiplican sin fin, vi caballos de crin arremolinada, en una playa del Mar Caspio en el alba, vi la delicada osatura de una mano, vi a los sobrevivientes de una batalla, enviando tarjetas postales, vi en un escaparate de Mirzapur una baraja española, vi las sombras oblicuas de unos helechos en el suelo de un invernáculo, vi tigres, émbolos, bisontes, marejadas y ejércitos, vi todas las hormigas que hay en la tierra, vi un astrolabio persa, vi en un cajón del escritorio (y la letra me hizo temblar) cartas obscenas, increíbles, precisas, que Beatriz había dirigido a Carlos Argentino, vi un adorado monumento en la Chacarita, vi la reliquia atroz de lo que deliciosamente había sido Beatriz Viterbo, vi la circulación de mi oscura sangre, vi el engranaje del amor y la modificación de la muerte, vi el Aleph, desde todos los puntos, vi en el Aleph la tierra, y en la tierra otra vez el Aleph y en el Aleph la tierra, vi mi cara y mis vísceras, vi tu cara, y sentí vértigo y lloré, porque mis ojos habían visto ese objeto secreto y conjetural, cuyo nombre usurpan los hombres, pero que ningún hombre ha mirado: el inconcebible universo.

En este cuento se habla de todos los temas anteriormente mencionados, de lo infinito, de lo objetivo, de lo perfecto, del Todo.

-
La  fotografía es la arqueología de la luz - 

La arqueología se basa en el estudio de las artes, monumentos y los objetos de la antigüedad, especialmente a través de sus restos. Lo mas importante es que de estos restos queda un registro y gracias a los mismos se puede entender lo que sucedió en algun momento de la historia.
Con la fotografía pasa lo mismo. Se encarga de capturar a los cuerpos por medio de la luz  para que puedan ser vistos en el futuro.
Sin embargo, lo que paso en Pompeya fue algo inaudito: durante la noche un volcán entro en erupción y como todo ocurrió tan velozmente, dejo a  su población paralizada con lava, tal cual se encontraban posicionados en el lugar, formando una fotografía viviente, una fotografía objetiva.
Se podría decir que la Premisa de Pompeya ha quedado detenida en el tiempo, que ha conocido la Verdad y el Todo, y que remite a la imagen perfecta de Adán y Eva en la creación del mundo. ¿No es esta la manifestación de Dios mas original que existe?

No hay comentarios:

Publicar un comentario