jueves, 9 de abril de 2015

camino



En las monedas, una nave surcasndo los mares es emblema de felicidad y de alegria. Pero el sentido mas profundo de la navegacion nos es dado por Pompeyo el Grande al decir: <<Vivir no es necesario; navegar si>>. Con ello quiso descomponer la existencia en dos estructuras fundamentales: por vivir entendía vivir para si o en sí; por navegar, vivir para trascender . Guénon dice que <<la conquista de la gran paz es figurada bajo la forma de una navegación>>-y por ello la nave en el simbolismo cristiano representa la Iglesia-asimila al barco como la barca. Un sentido mejor que de la idea concreta del barco, es el hecho de la navegación. De ella proviene el simbolismo del barco funerario  y por ello, en muchos paises primitivos, se disponen barcos sobre un palo o techo. Siempre que significa el anhelo de transir, de viajar por el espacio hacia los otros mundos. Todas esas formas representan, en consecuencia, el eje valle montaña, la verticalidad, y el mito de la elevación.


La escelera representa de manera plástica el ascenso espiritual, el paso de un modo de ser a otro.
En estos "ascensos", la escalera, lo mismo que la montaña, la columna y el árbol, estan siempre en un centro, ya que es el unico punto en el que se hace posible la comunicacion entre el cielo y la tierra, el unico espacio en el que se rompen los niveles y desde el que, por tanto, se puede acceder al otro mundo.
En el Génesis (XXVIII, 12) se dice que Jacob sueña con una escalera, cuya parte mas alta llega al cielo y que los angeles del Señor subían y bajaban por ella. Lo interesante es que la piedra sobre la que se había dormido Jacob era una piedra sagrada, un bethel y, como tal, estaba en el "centro" del mundo, donde se unen las regiones cósmicas.
Tales "ascensiones", sea por medio de la montaña, la escalera, el árbol, el vuelo...significan siempre "trascender" la condición humana y penetrar en los niveles cósmicos superiores.








El motivo de la "ascensión" por medio de un árbol, una montaña, una escalera, un puente que se eleva, etc, es frecuente en ritos y mitos de los cinco continentes y los ejemplos de este ritual son numerosos en las religiones arcaizantes. Se encuentra también en las tradiciones hebrea, islámica y cristiana.
El Midrash Konen de los hebreos, por ejemplo, ofrece una imagen del Paraíso, que consiste en un edificio con cinco salas para los justos, la tercera de las cuales es de oro y plata, con adornos de perlas; allí crece el Árbol de la Vida, y es una especia de escalara por la que pueden ascender las almas de los justos.
En el islamismo, el árbol es "camino del cielo". Una redacción del Viaje de Mahoma al Paraíso cuenta que éste con el arcángel Gabriel se elevan sobre las ramas de un arbol que crecen hacia el cielo.
El árbol también es un simbolo del cosmos, de la vida inagotable, de la realidad absoluta, es el símbolo del "centro", y por su verticalidad se convierte en el eje del universo, punto de itneresección de los niveles cósmicos y, por tanto, capaz de unir el cielo, la tierra y el infierno.
Según lo que muestra Elíade (filosofo, historiador de las religiones y novelista rumano),  son innumerables los mitos y las leyendas en las que interviene un árbol sagrado o cósmico, una columna que sostiene el mundo, un Arbol de la Vida o u arbol milagroso que confiere inmortalidad al que come sus frutos, y todos esos mitos y leyendas envuelven la teoría o simbolismo del "centro".
Por otra parte, para los cristianos de los primeros siglos, el árbol aparece repleto de simbolismos. En primer lugar representa a Cristo, de acuerdo con las palabras de San Pedro: "Cristo es la virtud de Dios, la sabiduría de Dios, es tambiñen el Arbol de la Vida, en el cual debemos ser injertados; y por nuevo, no menos que admirable, don de Dios, la muerte del Salvador se convierte en Árbol de la Vida. " Para los cristianos, el arbol simboliza, pues, la Cruz de Rendeción. Por ello, la Cruz es frecuentemente representada en la iconografía cristiana como un arbol de la vida, pues, ambos suponen la destrucción de la muerte.
A lo largo de la Edad Media y por todos los países cristianos, circuló un numero considerable de leyendas sobre la madera de la Cruz y el Viaje de Set al Paraíso, en las que está presente la idea de que la madera de la Cruz proviene del Árbol de la Vida del Génesis. Estas leyendas tienen su origen en el Apocalipsis de Moisés, en el Evangelio de Nicodemo, y en la Vida de Adán y Eva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario